Uruguay 1 - Bolivia 0 

Jugado en el Estadio Centenario, el 30 de Marzo. 
El partido debut, para Bolivia y Uruguay. 
Los celestes, comandados por Passarella, dejaron una sensación de inseguridad en la gente.
A pesar de imponerse 1 a 0, y de poner unas ganas tremendas todo el partido, el juego Celeste fue pobre y falto de coordinación, ante un rival que a la postre se ha convertido en uno de los más pobres exponentes de esta eliminatoria y a quien Venezuela pudo vencer por 4 a 2.
Eso sí: las ganas estuvieron. Y a lo mejor por eso, quien más las tuvo, logró concretar con un cañonazo de media distancia, el 1 a 0 definitorio. Pablo García, el autor, ha rendido toda esta parte de la eliminatoria sin flaquear ni un momento. Es la antítesis de Recoba.
Partido intenso, friccionado, cortado. Donde faltó el fútbol y sobró la voluntad, por el lado Celeste.
Uruguay presionó el medio campo, lo que dió sus frutos. Se adueñó de la pelota, pero el único recurso era el pelotazo. Falto de un líder que distribuyera el juego, y así le fue cediendo terreno a Bolivia, para terminar solo contraatacando para defender el escaso márgen.
Ahí quedó evidenciado lo que sigue hasta hoy: Uruguay carece de un 10, y en ese partido no tuvo peso ofensivo en forma de la vieja fórmula de punteros y centrodelantero.
En la ofensiva reinó el caos.
En defensa, en un ataque de los pocos que realizó Bolivia, Méndez la sacó en la raya del gol.
3 puntos de local: lo único rescatable del partido.

Paraguay 1 - Uruguay 0

Partido jugado en Asunción, el 26 de abril.
Un partido extremadamente parejo, donde a Uruguay le faltó fortuna y a Paraguay le sobró.
El guaraní fue más resoluto y se llevó la victoria. Uruguay dió ventajas enormes, manteniendo a 2 o 3 jugadores en la cancha, que debieron ser reemplazados sin discusión alguna, y para peor de males se quedó con 10 hombres. Para sorpresa de todos, Uruguay jugó mejor con 10 que con 11, y estuvo tan cerca del empate como se puede llegar.
Uruguay comenzó, con una actitud conservadora, que le sirvió al local para adueñarse de la batuta, y en el primer tiempo obtener la ventaja mínima.
La Celeste no tuvo reacción, y por momentos parecía que los guaraníes estaban más cerca del aumento que  los charrúas del empate.
En 3 oportunidades, en el primer tiempo, fallas de la defensa celeste, crearon peligro en el área y se lució Carini, de gran labor, en 2 de ellas, porque la tercera fue gol.
Los celestes por su parte, tras un centro de Recoba a Darío Silva, pudieron igualar, pero el estupendo cabezazo del olimareño dió en el poste.
Para el segundo tiempo, Uruguay salió a vender cara la derrota, pero la ofensiva carecía de peso, ya que solo estaba Darío Silva, como punta.
Olivera entró por Poyet, y Guigou por Tabaré Silva. Un atacante por un volante y un volante ofensivo por un defensa. Ahí cambió el partido, hasta que De los Santos fue expulsado.
Ahí el partido se entreveró y tanto pudo empatar Uruguay como aumentar Paraguay. Sin embargo en los últimos minutos, los celestes se llevaron por delante a los paraguayos, y crearon varias situaciones clarísimas de gol.
Faltando un suspiro, un tiro libre que ejecutó Ramos, dió en el travesaño, cerca del ángulo.
Una derrota al fín que Uruguay no mereció, ya que un empate era lo más justo.
Sin embargo Uruguay había mejorado significativamente su labor.

Uruguay 2 - Chile 1

Partido jugado el 3 de junio en el Estadio Centenario.
El mejor partido que Uruguay jugó de local, por la eliminatoria,  hasta este momento.
Todo comenzó con un ataque de Zamorano a poco de empezar el partido. El notorio delantero chileno, quedó solo ante Carini, y éste salvó el gol que ya era inminente.
A partir de ahí Uruguay impuso una superioridad, que no supo estampar en el marcador.
La apertura llega luego de un centro que Reyes rechaza a medias, para que Darío Silva la mandara a guardar y el Centenario estallara.
Cuatro minutos más tarde, la pelota da en la mano del olimareño, y Zamorano pone el 1 a 1 parcial.
Sin embargo la presión ejercida por Uruguay se sustentaba en 2 pilares que sostenían los andamios celestes: Pablo García y Paolo Montero.
A los 42 minutos del primer tiempo, Paolo recoje un rebote de Tapia y pone el 2 a 1 definitivo.
Pero pudo haber más. Uruguay le ganó en todos los planos a Chile, con un Méndez que anduvo muy bien, subiendo bien por el lateral, con una defensa firme, que salía jugando, con un medio campo de gran nivel, y en el ataque Darío, a veces apoyado por el Chino, haciendo de las suyas y con Montero que simplemente "la rompió".
La nota negativa, fue que Méndez se desgarró, y no podría estar para el próximo partido.
Uruguay fue justo ganador, ya que en el segundo tiempo dominó de palmo a palmo a los trasandinos.
Parecía que se entraba a una ascendente, lenta pero seguramente.

Uruguay 1 - Brasil 1

Partido Jugado en Maracaná el 28 de Junio.
Este fue el mejor que los celestes jugaron de visitantes, de lso 2 que llevan disputados, y posiblemente el mejor que la Celeste ha jugado en mucho tiempo.
Uruguay, se habría llevado la victoria, de no ser por un penal, en el que Coelho participó tontamente. Igualmente, fue uno de esos penales que solo se cobran a favor de Brasil y en Brasil.
A poco de comenzar el partido, Darío Silva recibe un envío largo de Montero, que el olimareño le apura a Aldair, y éste falla en la contención para que Darío de escape, la baje de cabeza y ponga el derechazo cruzado. 1 a 0 y el desconcierto de los brasileños, parecía revivir a los fantasmas del 50.
Uruguay jugó un gran partido y dominó al Brasil, conteniéndolo todo el partido. Pero Brasil es un gran equipo, y en tres mano a mano entre sus delanteros y Carini, el vencedor fue el arquero celeste.
Faltando muy poco para el final, cuando Guilherme, se deja caer en el área, exajerando la jugada, que al parecer era lo que el juez estaba esperando. Penal, remata Rivaldo y gol.
Un muy inmerecido empate que le sirvió más a Brasil que a Uruguay.
 
 
 

Jugada Clave.-
Darío se le va a Aldair, y este trata de empujarlo con 
su cuerpo. Darió lo aguanta y se va de cara al gol.-

 
 
 

Uruguay 3 - Venezuela 1

Jugado el 18 de Julio, en el Estadio Centenario.
Fue un partido malo para Uruguay, que parecía que se llevaba a Venezuela por delante, cuando el Nico Olivera apareció haciendo de las suyas por derecha.
Luego Recoba apareció combinando jugadas, pero fue solo inercia del los primeros minutos.
En ese primer par de minutos, Uruguay creó 3 situaciones de gol, y una de ellas terminó en penal.
Un pase de Darío al Nico, y éste es derribado en el área.
Lo pateó Recoba, abajo, débil y anunciado, para que se luciera Angelucci que la contuvo sin problemas.
Uruguay sintió el golpe y desintegró su orden ofensivo, lo que animó a Venezuela cada vez más adelante, para equiparar las cosas tambien en el medio, e ir saliendo.
La ascendente venezolana, era proporcional a la descendente celeste, hasta que vino la apertura.
Fue una falta de Olivera, que es rematada al área Celeste, Tais se equivoca y Noriega la manda al fondo de la red.
1 a 0 para Venezuela y desconcierto en Montevideo.
Pero Uruguay, volvió a recuperar el medio campo y a los 29 minutos del primer tiempo, un pelotazo al área, es recogido por Olivera, que la detiene con el pecho, gira y saca un tremendo derechazo que se clava junto al poste, antes de rozar a Alvarado.
El aumento vino por un corner que levantó Recoba, para que entrara Darío Rodríguez de cabeza y la mandara al fondo de la red.
Uruguay falto de ideas siguió atacando, y recién en el último minuto el Nico Olivera, recibió sólo un centro pasado, que antes se le había escapado a Recoba, y pone el 3 a 1 definitivo.
Un triunfo claro, pero que dejó un sabor amargo, ya que Uruguay no gustó.

Uruguay 0 - Perú 0

Partido jugado en el Estadio Centenario el 26 de julio.
Faltó solo el gol.
Uruguay dominó como pocas veces, a su rival. No lo dejó salir de su campo, y lo atacó con voluntad durante 90 minutos, sin poder hacer caer su valla.
Magallanes se lució en los primeros minutos, y estuvo a punto de concretar.
A los 21 minutos, un desborde de Olivera y el correspondiente remate dá en los pies de Rebosio y pegó en el travesaño.
A los 2 minutos del segundo tiempo, Recoba erró un gol totalmente solo, frente al arco sin golero, en la chance más clara de todo el partido.
Los cambios fueron tardíos y sin ningún efecto, ya que Coelho y Zalayeta no pudieron aportar nada para cambiar el panorama.
Sin duda que si Darío Silva hubiera podido estar, el gol se hubiera concretado, ya que en los futbolístico ael ganador fue Uruguay.
Perú resignó el fútbol, y se preocupó por el mero resultado. Generalmente los equipos que juegan así pierden. Pero Uruguay marró goles tan increíbles, que es posiblemente eso, lo único que explique un resultado así.
El juez fue muy permisivo, para con los incaicos, que se dedicaron a hacer tiempo, a un estilo que no se veía en una eliminatoria desde los años 80, donde en muchos partidos la pelota estaba en movimiento, tan solo 50 minutos de los 90 reglamentarios.
Una vergüenza, que merece la atención de la Confederación y la Fifa, cuyas nuevas reglas apuntan a exterminar esta clase de "anti-fútbol".


Denos su opinión, apretando aquí.-
Lea las opiniones recibidas.-

Volver
ICC Appliance - Powered by ICC Systems